Me cepillo los dientes a diario, ¿por qué tengo que hacerme una limpieza dental?

La principal función de una limpieza dental es la prevención de enfermedades, por lo que también es llamada profilaxis dental. Mediante las limpiezas conseguimos eliminar las manchas y la placa, así como el sarro que se acumula a nivel de la encía.

Debemos conocer que el sarro son bacterias que han sido cubiertas por minerales, es decir, han mineralizado. Por lo que han endurecido y se han adherido al diente. Estas acumulaciones se pueden formar con mayor o menor rapidez, dependiendo tanto del paciente como de sus hábitos y no son posibles de remover mediante el cepillado diario, por lo que, la solución es la limpieza en la consulta.

Además de ser antiestético y de que puede originar caries, el sarro es peligroso para nuestra salud. Nuestro sistema inmunológico considera a estas bacterias un cuerpo extraño y, como la naturaleza es sabia, ante cualquier agente patógeno trata de combatirlo. Esto da lugar a inflamación y sangrado, lo que puede desencadenar gingivitis (inflamación crónica de encías) o enfermedad periodontal.

 

Por otro lado, la mayor presencia de sarro está asociada a un mayor riesgo de pérdida de piezas dentales. Esto es debido a una acumulación excesiva de sarro por debajo de los dientes, es decir, por debajo de la línea de la encía. Esto hace que las piezas dentales pierdan su soporte lo que, a la larga, favorece la movilidad de dichas piezas.

Por último, existe una creencia popular de que la limpieza dental daña el esmalte, esto es totalmente falso ya que puedes realizarte las limpiezas que sean necesarias siempre y cuando sean prescritas por el odontólogo.

Desde Clínica Dental de Arcos aconsejamos la realización de una limpieza anual o cada 6 meses, en función del paciente y realizando un seguimiento exhaustivo para poder valorarlo correctamente. 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© www.clinicadentaldearcos.com